Rokovoko. Una isla muy lejana hacia el oeste y el sur. No está marcada en ningún mapa: los sitios de verdad no lo están nunca. Hernan Melville. Pintura Eric Zener.

domingo, 10 de enero de 2016

La (triste) inmolación de la CUP



Un partido que siempre creyó en la ingenuidad de la ética no pudo soportar la presión de los profesionales del poder y de su entorno mediático.El precio que pagan por incumplir su promesa de que jamás investirían a Artur Mas es inmenso (Josep Carles Rius)

La tarde del sábado del 9 de enero del 2016 pasará a la historia de Catalunya por muchos motivos. Porque fue la tarde en que Artur Mas dejó la presidencia de la Generalitat. Por la elección a dedo del tercero de la lista de Junts pel Sí por Girona, Carles Puigdemont, como sustituto. Por la demostración de la capacidad de Convergència por conservar el poder a toda costa. Por una rueda de prensa del President saliente que se estudiará en las facultades de Políticas. Y por la inmolación de las Candidaturas de Unidad Popular (CUP), que renunciaron a su patrimonio de veinte años de crítica al poder, a la corrupción, a la lucha por la igualdad de género, a la defensa de un sistema económico más justo, a nuevas fórmulas de participación política, a la oposición a los poderosos de siempre. Por el bien del ‘Procés’. Y porque un partido que siempre creyó en la ingenuidad de la ética no pudo soportar la presión de los profesionales del poder y de su entorno mediático.
El precio que pagan por incumplir su promesa de que jamás investirían a Artur Mas es inmenso. No sólo renuncian a su autonomía como grupo parlamentario, sino que entregan a dos de sus diputados, que pasarán a ser prisioneros o rehenes de Junts pel Sí. No sólo aceptan dejar de ser un actor político, sino que se ven obligados, prácticamente, a la humillación de pedir perdón. La rueda de prensa de Artur Mas fue un castigo en toda regla de los ‘cupaires’, a “ellos y a ellas” como repetía siempre el President. “La CUP –dijo Artur Mas – debe asumir la culpa de sus errores porque la vida es dura”. Y tanto. Anunció que habrá diputados (o diputadas) que abandonarán su escaño. Ojo por ojo.
La palabra más pronunciada por Artur Mas durante la rueda de prensa fue ‘yo’ y en numerosas ocasiones habló de sí mismo en tercera persona. El President encarnaba el ‘Procés’ y ahora debe abandonar el timón. Pero dejó varias cosas claras. La primera que a Carles Puigdemont “lo he propuesto yo”. Y que mantiene la puerta abierta para volver a presentarse. Mientras, se dedicará “a reforzar el partido”, Convergència, y a modo de aviso dijo: “Ahora nos conocerán mejor”. Mientras, ERC seguía en el limbo político, como espectador de las maniobras que tan magistralmente sabe ejecutar su gran rival en el nacionalismo.
De momento, afirmó Artur Mas, lo que se ha logrado es “corregir en las negociaciones lo que no nos dieron las urnas” (sic). Es decir la mayoría de escaños. Pero las urnas siguen demostrando que el gran problema del soberanismo permanece, la falta de una mayoría social suficiente. Este es el punto débil. Porque para emprender un objetivo tan trascendente y ambicioso como es la independencia se necesita una mayoría social indiscutible. El otro punto débil está en que, para desafiar al Estado, se precisan liderazgos fuertes y partidos que estén libres de toda sospecha. Sin Artur Mas en la presidencia, los indicios de corrupción que penden sobre CDC siguen siendo un lastre para el proyecto independentista. El liderazgo de Carles Puigdemont no será fuerte, porque siempre estará bajo la tutela de quien le nombró a dedo, in extremis, una tarde de enero. Un presidente que se va, pero que seguirá en la sombra.
Josep Carles Rius

Documento del acuerdo entre la CUP y Junts pel Sí
A efectos de garantizar la estabilidad parlamentaria y fortalecer la acción de gobierno durante esta legislatura, la CUP-Crida Constituent
Se compromete a:
No votar en ningún caso en el mismo sentido que los grupos parlamentarios contrarios al proceso y / o el derecho a decidir cuando esté en riesgo dicha estabilidad.
2.- Garantizar que dos diputados/as la CUP-CC se incorporarán a la dinámica del grupo parlamentario de Junts pel Sí, de manera estable. Participarán en todas las deliberaciones y actuarán conjuntamente en las tomas de posición del grupo para dar cumplimiento a lo establecido en el punto 1.
3.- Investir en primera votación el candidato a la presidencia de la Generalitat en la investidura que el actual presidente proponga de entre los miembros del Grupo Parlamentario de Junts pel Sí.
Asimismo,
4.- La CUP-CC asume que la defensa en los términos políticos del proceso tal como la entiende la CUP-CC puede haber puesto en riesgo el empuje y el voto mayoritario de la población y el electorado a favor del proceso hacia la independencia en una negociación que ha desgastado ambas partes y la base social y popular del independentismo. Hay que reconocer errores en la beligerancia expresada hacia Junts pel Sí, sobre todo en lo relativo a la voluntad inequívoca de avanzar en el proceso de independencia y en el proceso constituyente que conlleva, único escenario de construcción de estructuras y marcos de soberanía que nos puede permitir, como sociedad, vislumbrar otras cuotas de justicia social y participación democrática. Por todo ello, la CUP-CC se compromete a reconstruir, a todos los efectos, la potencia discursiva y movilizadora de la etapa política que se inicia con este acuerdo, incluyendo la defensa activa de todos los agentes que lo hacen posible.
5.- La CUP-CC pone a disposición del acuerdo el compromiso de renovar, tanto como sea necesario, el propio grupo parlamentario con el objetivo de visualizar un cambio de etapa y asumir implícitamente la parte de autocrítica que le corresponde en la gestión del proceso negociador. Los relevos en el grupo parlamentario se producirán inmediatamente después del pleno de investidura.
Barcelona, 9 de enero de 2016

blog elventano

No hay comentarios:

Publicar un comentario