Rokovoko. Una isla muy lejana hacia el oeste y el sur. No está marcada en ningún mapa: los sitios de verdad no lo están nunca. Hernan Melville. Pintura Eric Zener.

martes, 24 de mayo de 2016

“Voy a contar la verdad en clase: No estudiéis, dejaos preñar por un torero”



Voy a empezar a dejarme de zarandajas y a contar la verdad en clase: no estudiéis… No preparéis los exámenes, tomad anabolizantes y aumentad vuestras glándulas mamarias. No eduquéis vuestra mente, inventad romances con famosos o dejaos preñar por futbolistas o toreros”. Así reza la carta redactada por un grupo de docentes de Madrid. Este es el texto completo:
“¿Quién es el valiente que se pone delante de una clase repleta y convence a sus alumnos de que tener unos estudios es importante, cuando está claro que vale mucho más el carné del partido que una licenciatura universitaria?
¿Cuándo empezamos mis compañeros y yo a vivir por encima de nuestras posibilidades, con un sueldo continuamente mermado y la necesidad de vivir cada vez peor para que un eurodiputado pueda viajar ocho veces al mes en clase preferente?
¿Dónde está ese sitio donde reparten sobres para que pueda pillar uno y comprar algo para la biblioteca, que por segundo año consecutivo tiene presupuesto cero?
¿Cómo es posible que la gente proteste cuando le traen un filete frío en el restaurante y no esté permanentemente en la calle pidiendo el exilio para todo ese hatajo de personas?
Voy a empezar a dejarme de zarandajas y a contar la verdad en clase: no estudiéis, haced amigos ( a ser posible, cerca de Génova o Ferraz). No preparéis los exámenes, tomad anabolizantes y aumentad vuestras glándulas mamarias. No eduquéis vuestra mente, inventad romances con famosos o dejaos preñar por futbolistas o toreros.
Un país que abandona la educación, la investigación, la cultura, el arte y la transmisión del conocimiento. Una nación que deja de lado a los más débiles y protege a los poderosos y los corruptos. Un lugar en el que se torturan animales con lanzas mientras cierran escuelas de música, bibliotecas y centros culturales.
Este es el sitio en el que vivo. Un lodazal de inmundicia que cada día crece un poco más”.
Carta de Juan José Jiménez Blázquez, profesor de Secundaria, y 26 docentes más. Madrid

elventano.es

No hay comentarios:

Publicar un comentario